Novena a San Francisco de Paula

¿Estás buscando leer la novena a San Francisco de Paula?. Si la respuesta es afirmativa, este es el sitio web correcto.

novena a san francisco de paula

Aquí podrás leer la novena de San Francisco de Paula completa día por día. Te enseñaremos la novena de este santo de la Iglesia católica para que puedas recitar las oraciones durante los 9 días correspondientes. ¡Encuentra la novena completa aquí debajo!.

Novena de San Francisco de Paula Día 1

Oh glorioso Patriarca San Francisco de Paula, por los muchos y estupendos prodigios que realizaste a lo largo de tu vida, y con los que diste prueba de tu vivísima fe, aumentando y reafirmando la credibilidad de los divinos misterios en todos los que dudaban: implora también para nosotros, del Padre Celestial, el don de esta divina virtud, principio y raíz de nuestra justificación.
Haz, oh gran Santo, que en el esplendor de esta luz eterna, disipada toda sombra por nuestro espíritu y superada toda perplejidad, asintamos firmemente a todas las verdades que Dios nos ha revelado, y la santa Iglesia nos propone creer.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 2

Oh protector amoroso San Francisco de Paula, ¡realmente fue única tu confianza en la ayuda de la bondad del Señor!
Animado por ella, trabajaste, a pesar de los obstáculos del mundo y de las oposiciones del infierno, por la gloria divina y la salvación de las almas.
Implora también del buen Dios el don de la esperanza, para que, confiados en la fidelidad indefectible de las promesas divinas, luchemos generosamente contra todos nuestros enemigos, esperando la bienaventuranza celestial, para la que nos creó y redimió.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 3

Oh Padre amable de tus devotos, San Francisco de Paula, por esa amarguísima y diaria penitencia con que mortificaste tu inocente carne y por esa admirable abstinencia que te ha hecho tan famoso en la Iglesia, dígnate obtener del Señor también para nosotros, débiles y culpables, el espíritu de jabalí de la penitencia cristiana, único remedio para nuestra salvación eterna.

Oh verdadero mártir de la penitencia, haz que, sometidos plenamente a la justicia divina, mortifiquemos nuestros sentidos y nuestras perversas inclinaciones, y podamos así dar a Dios satisfacción por los ultrajes que le hemos hecho con nuestros pecados.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 4

Oh benigno artífice de maravillas, San Francisco de Paula, por ese dominio que siempre ejerciste sobre tu cuerpo y sobre las malas tendencias de la naturaleza, por ese admirable triunfo sobre el tentador, metiéndote en las aguas heladas del arroyo: implora también del Señor la hermosa virtud de la pureza del alma y del cuerpo, por la que, pidiendo nuestras pasiones desordenadas, podamos vivir siempre castos en pensamientos, afectos y obras.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 5

Oh, nuestro válido abogado, San Francisco de Paula, por esa constante mansedumbre, con la que supiste ganarte el corazón de Dios, y en las más injustas persecuciones de los hombres, mantuviste inalterable la calma de tu espíritu y lograste amansar el corazón de los más soberbios, enemigos: obtén de Dios el don de la mansedumbre por el que, refrenando los arrebatos de ira, soportemos con resignación las diversas calamidades de la vida, y tolerando con caridad fraterna los defectos del prójimo, nos mostremos a todos siempre afables y mansos.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 6

Oh nuestro poderoso consolador, San Francisco de Paula, por esa humildad ejemplar, que ejerciste incluso en la dignidad y en los honores, que el mundo, a pesar suyo, se vio obligado a rendir a tu mérito; por esa humildad con la que quisiste distinguir tu Orden religiosa en la Iglesia, considerándote el más pequeño en la casa de Dios: obtened también para nosotros del Señor el don de esta querida virtud, que formó el carácter de vuestra santidad, para que conociendo a su luz que no éramos nada, lo poco que somos y el polvo que seremos, nos dé por ser agradables a Dios, que exalta a los humildes y deprime a los soberbios.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 7

Oh nuestro vigilante Patrón, San Francisco de Paula. Francisco de Paula, por ese espíritu de caridad fraterna, que informó toda tu vida, que te sacó del desierto para trabajar por la santificación de tus semejantes, que mereciste del Señor el don de poder curar las enfermedades de las almas y de los cuerpos, de sofocar las luchas más encarnizadas, y las discordias populares más feroces: implora también de este Dios del amor, la verdadera caridad del prójimo, para que, mirándonos a todos como verdaderos hermanos e hijos de un Padre común, todos podamos amar siempre, viviendo con la mente libre de toda desconfianza y con el corazón libre de toda aversión.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 8

Oh nuestro venerable Benefactor, San Francisco de Paula, por ese ardiente amor que te encendió siempre por Dios, que fue constantemente el único objeto de tus intenciones, el único latido de tu corazón; por ese amor que en toda tu vida te hizo asumir los más duros trabajos por él y sufrir con alegría, las más duras penalidades: pide también para nosotros el don inestimable de la caridad de Dios; haz que también nosotros, anteponiendo al Creador a las criaturas, no nos dejemos dominar por los bienes efímeros de la tierra, adoremos su divina voluntad, cumplamos fielmente su santa ley y vivamos únicamente para él, nuestro primer principio y último fin.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Novena de San Francisco de Paula Día 9

Oh Intercesor compasivo nuestro, San Francisco de Paula, por esa admirable calma de espíritu, que gozaste en tu tránsito del tiempo a la eternidad, por esa perseverancia en el bien, que te mereció tan sublime triunfo en el reino de la gloria: obtén también debes del Señor un conocimiento vivo y verdadero de nosotros mismos y de la vanidad de esta miserable tierra, para que nuestro espíritu no aprecie más que lo que es digno de nuestra estima. Implora para nosotros la gracia de perseverar como tú en el bien, hasta nuestro último aliento, para morir santamente como tú, y gozar eternamente contigo en el Cielo.

Padre nuestro
Ave María
Gloria

San Francisco de Paula, ruega por nosotros.

Información sobre Francisco de Paula

Francisco de Paula era un hombre que amaba profundamente la soledad contemplativa y sólo deseaba ser el “más pequeño de la casa de Dios”. Sin embargo, cuando la Iglesia le llamó al servicio activo en el mundo, se convirtió en un hacedor de milagros e influyó en el curso de las naciones.

Tras acompañar a sus padres en una peregrinación a Roma y Asís, comenzó a vivir como ermitaño contemplativo en una remota cueva cerca de Paola, en la costa sur de Italia. Antes de cumplir los 20 años, recibió a los primeros seguidores que vinieron a imitar su forma de vida. Diecisiete años más tarde, cuando sus discípulos eran cada vez más numerosos, Francisco estableció una regla para su austera comunidad y solicitó la aprobación de la Iglesia. Así se fundaron los Ermitaños de San Francisco de Asís, que fueron aprobados por la Santa Sede en 1474.

san francisco de paula novena

En 1492, Francisco cambió el nombre de su comunidad por el de “Mínimos”, porque quería que fueran conocidos como los más pequeños (minimi) de la casa de Dios. La humildad debía ser el sello de los hermanos, como lo había sido en la vida personal de Francisco. Además de los votos de pobreza, castidad y obediencia, Francisco impuso a sus seguidores la cuarta obligación de un ayuno cuaresmal perpetuo. Consideraba que la mortificación heroica era necesaria como medio de crecimiento espiritual.

El deseo de Francisco era ser un ermitaño contemplativo, pero creía que Dios le llamaba a la vida apostólica. Comenzó a utilizar los dones que había recibido, como el de los milagros y la profecía, para atender al pueblo de Dios. Defensor de los pobres y los oprimidos, Francisco provocó la ira del rey Fernando de Nápoles por las amonestaciones que dirigía al rey y a sus hijos.

A petición del Papa Sixto IV, Francisco viajó a París para ayudar a Luis XI de Francia a prepararse para su muerte. Mientras atendía al rey, Francisco pudo influir en el curso de la política nacional. Ayudó a restablecer la paz entre Francia y Bretaña aconsejando un matrimonio entre las familias gobernantes, y entre Francia y España persuadiendo a Luis XI para que devolviera algunas tierras disputadas.

Francisco murió durante su estancia en la corte francesa.

Otras novenas para seguir leyendo: