Novena de la Prosperidad

novena de la prosperidad

¿Estás buscando la novena para la prosperidad?. En este sitio web te enseñaremos la novena de la prosperidad completa, desde el primer día hasta el último.

Esta novena que se utiliza para pedir por abundancia y bienestar es realmente poderosa siempre que se haga el rezo con confianza y fe. Si quieres comenzar con la novena a la prosperidad, aquí debajo podrás seleccionar el día por el que quieres iniciar:

Novena de la prosperidad Día 1

Padre, en nombre de Jesús, por intercesión de la Virgen María y de los santos, te agradecemos que nos mires con amor y misericordia. En este momento te pido que me ayudes a…(Menciona tu petición). Bendíceme siempre, Señor, y líbrame de la ruina espiritual, física, económica y familiar. Líbrame de las tentaciones de la idolatría, el ocultismo y la magia negra. Envíame, Señor, tus bendiciones y lléname de salud, paz, amor y prosperidad. Gracias por tu perdón, amor y misericordia; gracias por renovar tus promesas a mi familia. Gracias por ser mi único Dios Todopoderoso y ayudarme a obtener la prosperidad. Amén.

Novena de la prosperidad Día 2

Padre, en nombre de Jesucristo, por intercesión de la Virgen María y de la Iglesia, te pido que me ayudes a abrir mi camino de salida. Revélame lo que me esclaviza en este momento. Deseo y necesito ser libre, Señor, para observar tus mandamientos y cumplir tu Santa Voluntad. Elimina todas las distracciones que me impiden acercarme a tu Hijo. Clava en tu cruz todas las cuentas económicas y espirituales que tengo en este momento y ayúdame a resolver mis problemas. Envíame la ayuda que más necesito y líbrame de un colapso económico y espiritual total. Dame, Señor, la gracia de vivir según tu Santa Voluntad. Gracias por intervenir en mi vida. Amén.

Novena de la prosperidad Día 3

Padre, en nombre de Jesús y por intercesión de la Virgen María te pido perdón por las veces que no he celebrado la Eucaristía dominical y por las veces que no he cumplido los mandamientos. Te pido perdón por mi falta de amor a ti que eres tan bueno y misericordioso. Ahora te pido que me ayudes a perseverar en tu camino y en tus mandamientos. Dame el don del santo temor de Dios, un auténtico dolor por el pecado. Líbrame, Señor, de toda forma de idolatría: brujería, ocultismo, magia negra, horóscopo, lectura de manos, espíritu del vaso y otras prácticas demoníacas. Permíteme recordar siempre que tú eres el autor de toda prosperidad y éxito. Gracias, Señor, porque ya lo has hecho. Amén.

Novena de la prosperidad Día 4

Padre, en nombre de Jesucristo, por intercesión de la Virgen María y de la Iglesia, te pido perdón por todas las veces que me he alejado de tu lado, pensando y viviendo egoístamente, para volver a ti cuando sufro y tengo terribles problemas.

Ahora, Señor, no tengo a quién recurrir sino a ti. Señor no merezco nada de ti. Soy un pecador, pero conociendo tu infinita misericordia y amor, me presento ante ti para pedirte que me ayudes cuando lleguen los tiempos difíciles. No me niegues mi comida y mi bebida en los momentos más duros, ni mi medicina cuando me enferme. No permitas que me desespere cuando lleguen esos tiempos, sino inspírame para que crea siempre en Tu Providencia. Padre celestial, en nombre de tu Hijo, te ruego que me concedas la gracia de amarte y de serte siempre agradecido porque has sido bueno conmigo. Que pueda vivir siempre en unión contigo. Amén.

Novena de la prosperidad Día 5

Padre, en el nombre de Jesús por intercesión de la Santísima Virgen María, te pido que tus bendiciones lleguen a todos los miembros de mi familia. Pronuncia tus bendiciones a través de tus ministros, los sacerdotes y los obispos, para que todos podamos sentir tu Presencia cuando vayamos de nuestras casas a nuestro trabajo. Permíteme ser un instrumento de tus bendiciones. Permíteme bendecir a todos mis seres queridos cada mañana y cada tarde. Dame siempre una mente tranquila que pueda colmarlos de palabras bonitas, y que evite decir malas palabras o maldecir a nadie. Haz que sea consciente de que las buenas palabras siempre construyen, mientras que las maldiciones destruyen.

Siento el poder de tus palabras cuando esta oración se filtra en mi corazón. Mírame con bondad, haz que tu rostro brille sobre mí, ten piedad de mí. No busco la prosperidad por mí, sino por tu gloria, para que a través de mí puedas compartir la paz y la abundancia con los demás. Yo, tu indignísimo siervo, soy un pecador, pero te prometo que si me colmas de bendiciones materiales, trabajaré para que tu rostro brille entre los hombres. Que yo sea un instrumento de tu paz. Amén.

Novena de la prosperidad Día 6

Padre, en nombre de Jesucristo, por intercesión de la Virgen María, te pido que me perdones mis malos hábitos de no perdonar, de albergar resentimientos y odio. Perdóname, Señor, por mi falta de caridad y amor hacia el prójimo. Señor Jesús, deseo con todo mi corazón agradecerte todas las bendiciones que me has dado. Sé, sin embargo, que un corazón tan agradecido debe estar también libre de resentimiento. No puedo vivir recordando los rostros de las personas que me han hecho daño. Dame entonces el valor de perdonar.

Ven en mi ayuda, Señor Jesús. Por tu Santo rostro, devuélveme la alegría y la paz que perdí por haber caído en el pecado, por hablar mal del prójimo. Te pido una vida más tranquila, llena de amor y de perdón. Deseo ser feliz y disfrutar de cierta prosperidad en mi vida. Sé que todo esto son tus bendiciones y que las concedes a quien quieres. Sé, sin embargo, que puedo disponerme a recibirlas limpiando mi corazón de todas las impurezas provocadas por el resentimiento. Gracias por tu amor y tu paciencia. Que tu Nombre sea glorificado por toda la eternidad. Amén.

Novena de la prosperidad Día 7

Padre, en el nombre de Jesucristo, te pido perdón por todas las veces que he vivido una vida independiente y alejada de ti. Quería hacer las cosas a mi manera y buscaba la felicidad sin contar contigo. Ahora te pido la gracia de que me acompañes a lo largo de mi vida, para depender de ti incluso en las cosas pequeñas. Tú me amas de verdad y sabes lo que necesito para mi salvación. Sólo te pido que nos calmes a mí y a mi familia de tus bendiciones de alegría, paz y fidelidad. Que en todo momento pueda sentir tu Presencia liberadora. Amén.

Novena de la prosperidad Día 8

Padre, en el nombre de Jesús, por intercesión de la Santísima Virgen María, te doy gracias por revestirme de tu gracia y por concederme tus bendiciones. Sigue colmándome de la abundancia de tu amor. Gracias, Señor, por cuidar de mí desde mi nacimiento. Siempre te preocupas por mis necesidades y haces todo lo posible para que siga viviendo como tu hijo. Gracias, Señor. Amén.

Novena de la prosperidad Día 9

Padre, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para curarme. Con tu gracia he vuelto a tus brazos y con tu gracia permaneceré siempre contigo. Padre celestial, en nombre de Jesús, todo lo que tengo es tuyo; por eso pongo en tus manos todos mis problemas y necesidades. Tu Providencia me hace estar seguro de que no me abandonarás. Mientras trabajo y rezo, permíteme estar seguro de tu constante Presencia en mi vida. Sólo tú puedes dar sentido a todo lo que hago y poseo. Gracias, Señor, por bendecirme. Que siempre viva bajo el cuidado de tu amor y tu misericordia. Amén.

Información sobre la novena de prosperidad y abundancia

Te ofrecemos esta novena de la prosperidad católica para alcanzar la prosperidad y el bienestar. Está centrada en la palabra de Dios, con breves comentarios y reflexiones para ayudarte a entender en qué consiste la prosperidad y cuál debe ser el contenido de nuestras peticiones.

novena para la prosperidad

Al rezar esta novena, debemos tener presente el consejo de San Pío, referido a la Divina Providencia:

«Debemos estar siempre dispuestos a reconocer, en todos los acontecimientos de la vida, el sabio orden de la Divina Providencia. Lo adoramos y rezamos para que nuestra propia voluntad sea siempre moldeada por el designio de Dios, de modo que podamos glorificar al Padre Celestial».

Reconocemos la voluntad de Dios en el proceso de prosperidad y pobreza. Descubrimos la mano de Dios en todos estos movimientos. Trabajamos y rezamos como si todo dependiera de Dios, dejando sólo nuestro deseo de prosperidad que no bloquea nuestra entrada a la vida eterna.

Esperamos que esta novena de los ángeles de la prosperidad te sea de utilidad, te invitamos a seguir leyendo: