Oración a San Roque

El día 16 de agosto se celebra la festividad de San Roque y si estás buscando una oración a San Roque Peregrino para hacer un rezo a este santo, en este sitio web podrás encontrarla.

Aquí debajo podrás leer la oración a San Roque patrono de los perros y luego te contaremos acerca de él, podrás conocer más acerca de su historia y su santa vida.

Oración de San Roque completa

A continuación tendrás una oración de San Roque Peregrino para rezarle a este santo patrono de los animales y a quien podrás realizar la petición que necesites:

Oh bendito Santo San Roque, patrón de quienes se encuentran enfermos, ten piedad de los que yacen en un lecho padeciendo un gran sufrimiento. Tu poder era tan grande cuando estabas en este mundo con nosotros que por la Señal de la Cruz, muchos fueron curados de sus terribles enfermedades. Ahora que estás en el cielo descansando, tu poder no es menor. Ofrece, pues, a Dios nuestros suspiros y lágrimas y obtén para nosotros esa salud y bienestar que buscamos por todos nuestros medios. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Repetir tres veces: San Roque, ruega por nosotros, para que seamos preservados de todas las enfermedades del cuerpo y del alma.

oración a san roque

Acerca de San Roque

El 16 de agosto se celebra la fiesta de San Roque (también conocido como San Rocco, 1295-1327), patrón de los perros y cirujanos, y contra las pestes y epidemias. San Roque dejó una vida privilegiada para trabajar entre los infectados por la peste negra y, al hacerlo, contrajo él mismo la enfermedad. Su servicio desinteresado y sus milagros de curación le valieron el manto de la santidad.

Nacido en el seno de una rica familia gubernamental de Montpellier (Francia), la madre de San Roque reconoció inmediatamente la gran piedad y el potencial religioso de su hijo, ya que nació con una marca de nacimiento roja en forma de cruz en el pecho.

Su infancia transcurrió entre la educación y las actividades de los ricos, pero también se sintió atraído por la vida religiosa. Ya a los cinco años se dedicó a diversas mortificaciones corporales y, en contra de los deseos de sus padres, invitaba con frecuencia a los pobres y enfermos a su casa para darles comida y cobijo. Tras la muerte de su padre, a los doce años, y de su madre, a los veinte, Roque distribuyó sus riquezas entre los pobres, cedió las riendas de la gobernación a su tío e ingresó en la Orden Franciscana.

oracion de san roque

Una vez convertido en terciario franciscano, San Roque viajó a Italia, vestido de peregrino mendicante, deteniéndose en el camino para atender a las víctimas de la peste bubónica que encontró. Se detuvo en Aquapendente, afectada por la peste, y se dedicó a las víctimas de la peste, curándolas con la oración y la señal de la cruz. A continuación visitó Cesena y otras ciudades vecinas, y finalmente Roma.

La leyenda cuenta que en todos los lugares que visitó, el terrible azote desapareció ante su poder milagroso. Visitó Mantua, Módena, Parma y otras ciudades, con los mismos resultados. En la ciudad de Piacenza, muy devastada por la muerte negra, el propio San Roque contrajo la peste.

A pesar de que su salud se debilitó, siguió trabajando por toda la ciudad, curando milagrosamente a muchos con sólo tocarlos y haciendo la señal de la cruz sobre las cabezas de los enfermos.

San Roque se adentró en el bosque para morir, pero se hizo amigo de un perro fiel. El perro le alimentó con comida tomada de la mesa de su amo cada día, y San Roque acabó recuperándose. Pasó los siguientes cinco años en el bosque, viviendo como ermitaño, rezando al Señor. Al cabo de un tiempo, regresó a Montpellier, pero este tío no le reconoció, ya que su enfermedad, los años de servicio y la ermita habían hecho mella. Al pensar que era un espía (ya que Francia estaba en plena guerra civil), fue arrestado y encarcelado durante cinco años, que San Roque soportó sin rechistar al servicio del Señor. Se dice que durante ese tiempo fue cuidado por un ángel. Sólo a su muerte se descubrió la marca de nacimiento en su pecho, y el gobernador se entristeció mucho por la pérdida.

San Roque fue enterrado con la lápida del ángel bajo su cabeza. Su cuerpo está encerrado en una tumba de cristal en la iglesia de San Rocco en Venecia, Italia. Desde su muerte, se le ha invocado mediante procesiones y oraciones para alejar epidemias y plagas. Su vida nos recuerda que el servicio a nuestra comunidad es de gran importancia, y que el Señor cuida de su pueblo que ama a los demás… ¡incluso con gran riesgo para ellos mismos!

Otras oraciones para seguir leyendo: