Oración a la Divina Misericordia

Si estás buscando una oración a la Divina Misericordia, este es el sitio web correcto. Aquí debajo podrás seleccionar la oración de la Divina Misericordia que desees leer:

Más abajo podrás conocer más información sobre la oración de Jesús de la Misericordia.

Oración milagrosa a la Divina Misericordia

Reza esta oración fielmente, sin importar cómo te sientas. Comienza ahora mismo a leer esta oración de la Divina Misericordia:

Señor Jesús, me presento ante ti tal como soy. Me arrepiento de todos mis pecados. Me arrepiento de mis pecados, por favor perdóname. En tu nombre, perdono a todos los demás por lo que han hecho contra mí. Renuncio a Satanás, a los espíritus malignos y a todas sus obras. Te doy todo mi ser, ahora y para siempre. Te invito a entrar en mi vida Jesús. Te acepto como mi Señor, Dios y Salvador. Sáname, cámbiame, fortaléceme en cuerpo, alma y espíritu. Ven Señor Jesús, lléname con Tu Espíritu Santo. Te amo Señor Jesús. Te alabo Jesús. Te agradezco Jesús. Te seguiré todos los días de mi vida. Amén.

María mi Madre, Reina de la Paz, todos los Ángeles y Santos, por favor ayúdame. Amén

Oración a la Divina Misericordia para pedir favores

Seguidamente podrás encontrar una oración al Señor de la Misericordia para pedir por favores. Comienza ahora mismo la lectura:

Querido Señor, te doy las gracias porque has puesto tu misericordia a disposición de todos nosotros. Es por tu misericordia que puedo estar ante ti para orar, es por tu misericordia que puedo enfrentar el día.

He venido a buscar tu misericordia esta vez de nuevo, Señor, has dicho con tu palabra que tendrás misericordia. Creo que tendrás misericordia de mí porque hoy clamo por ello. Por favor, ten misericordia de mí y deja que tu misericordia hable por mí. Ayúdame en lo que hoy estoy pidiendo (mencionar favor).

Quiero saber cómo perdonar a otros también como tú me has perdonado a mí, te ruego que me enseñes. Amén.

Oración a la Divina Misericordia por los enfermos

Encuentre a continuación una oración a la Divina Misericordia por la salud propia o la de otra persona.

Jesús, que tu Sangre pura y sana circule en mi organismo enfermo, y tu Cuerpo puro y sano transforme mi cuerpo débil, y que una vida sana y vigorosa fluya de nuevo en mí, si es verdaderamente tu Santa Voluntad.

Oh Jesús mío, mi Maestro y Director, fortaléceme e ilumíname en estos momentos difíciles de mi vida. No espero ayuda de la gente, toda mi esperanza está en Ti. Me siento solo ante tus exigencias, oh Señor. A pesar de los temores y reparos de mi naturaleza, cumplo Tu santa voluntad y deseo cumplirla lo más fielmente posible durante toda mi vida y en mi muerte. Jesús, contigo todo lo puedo. Haz conmigo lo que quieras; sólo dame Tu Corazón y eso me basta.

Oh Sangre y Agua, que brotaron del Corazón de Jesús como fuente de misericordia para nosotros, confío en Ti. Amén.

Segunda oración de la Divina Misericordia por los enfermos

Aquí debajo podrás encontrar una oración del Señor de la Misericordia con la que podrás pedir por la salud de quien lo necesite.

Queridísimo Jesús, has dicho que nos concederías todo lo que te pidiéramos a través del rezo de la Coronilla de la Divina Misericordia, así que he aquí que te pedimos por las intenciones de todos los miembros de la Divina Misericordia de los Moribundos y las nuestras propias (Indicar aquí las intenciones) y la Curación, Conversión y Salvación del mundo entero, especialmente de los moribundos de hoy. También has dicho que cuando recemos esta coronilla en presencia de los moribundos, te pondrás entre Tu Padre y el moribundo, no como el Juez justo sino como el Salvador misericordioso. He aquí que ahora rezamos esta Coronilla en presencia de todos los Moribundos en todo el Mundo de hoy. Pedimos todas estas oraciones y gracias en el Santísimo Nombre de Jesús y que el mundo entero se una a nosotros. Amén

Dios eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de la compasión inagotable, mira con bondad y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en los momentos difíciles no desesperemos ni nos desanimemos, sino que con gran confianza nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia misma. Amén

Lea otras oraciones religiosas como esta:

Aquí le dejamos una breve lista con oraciones que podrían interesarle. Seleccione la oración que desea leer:

Información sobre la Divina Misericordia

En plena Gran Depresión en el año 1931, los recuerdos de la Primera Guerra Mundial estaban aún muy vivos en las mentes de los europeos cuando en Polonia una hermana de la Congregación de Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia, Faustina Kowalska, se dice que fue visitada personalmente por Jesús.

oracion de la divina misericordia

Según su diario, se le reveló una imagen del Señor resucitado, de cuyo corazón brillaban dos rayos, uno rojo (representando la sangre) y otro «pálido» (simbolizando el agua), con las palabras «Jesús, confío en ti» en la parte inferior.

Faustina escribió en su diario que Jesús le dijo: «Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá».

Faustina Kowalska, hija de una humilde familia polaca, escribió un diario con 600 páginas sobre las apariciones que, según ella, se prolongaron durante años.

Sus anotaciones se centran en la misericordia de Dios, la llamada a aceptar la misericordia de Dios y a ser misericordiosos, la necesidad de conversión y la llamada a confiar en Jesús.

Ella escribió que el deseo de Jesús era establecer un día de fiesta: «Yo (Jesús) deseo que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio y cobijo para todas las almas. . . . Les doy la última esperanza de salvación; es decir, la Fiesta de Mi Misericordia».