Oración a San Simón

Muchas personas utilizan la oración a San Simón para pedir por trabajo, amor, salud, suerte, entre otras peticiones. Sea cual sea la petición que buscas hacer, la oración de San Simón que aquí te enseñaremos te será de utilidad para ello.

oracion a san simon

Comienza ahora mismo a leer la oración del puro San Simón que a continuación podrás encontrar. ¿Qué estás esperando?, ¡Sigue leyendo!

Oración de San Simón

Encuentra aquí la oración muy poderosa a San Simón, recuerda que puedes mencionar tu petición o intención cuando termines de recitar las oraciones. También puedes rezar estas oraciones en compañía o en solitario.

Oh bella Flor del Carmelo, vid fecundísima, Esplendor del Cielo, santa y singular, que diste a luz al Hijo de Dios, permaneciendo siempre Virgen y Pura, ayúdame en esta necesidad. Oh Estrella del Mar, ayúdame y protégeme. Muéstrame que eres mi Madre.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Madre y Ornamento del Carmelo, ruega por nosotros.

Virgen, Flor del Carmelo, ruega por nosotros.

¡Patrona de todos los que llevan el Escapulario, ruega por nosotros!

¡San José, Amigo del Sagrado Corazón, ruega por nosotros!

¡San José, casto Esposo de María, ruega por nosotros!

San José, nuestro Patrón, ruega por nosotros.

¡Oh, dulce Corazón de María, sé nuestra salvación!

Información sobre San Simón

Conoce ahora un poco más sobre la vida de San Simón. Si rezaste la oración a este apóstol de Jesús de Nazaret, te recomendamos conocer un poco sobre su vida:

San Simón nació en Aylesford, Inglaterra, en el seno de una de las familias cristianas más conocidas y respetadas del condado de Kent. Siendo todavía un bebé, fue elegido por la Virgen para los suyos, y sus padres y otros le oyeron recitar la Salutación Angélica del Arcángel Gabriel, mucho antes de que aprendiera a hablar. Prodigioso de niño, aprendió y memorizó el Pequeño Oficio de la Virgen antes de saber leer, recitándolo diariamente. A los seis años se le observaba leer la Sagrada Escritura, arrodillado en su habitación.

oracion de san simon

A los doce años, Simón dejó su casa, viviendo como ermitaño en el tronco hueco de un gran roble, lo que le valió el nombre de Simón «Stock». Allí triunfó sobre el demonio, como contaría más tarde a sus religiosos, sólo por la asistencia de la Santísima Virgen. Mientras vivía como ermitaño, sólo bebía agua y sólo comía hierbas, raíces y manzanas silvestres. Finalmente, tras ocho años de soledad, Simón se sintió llamado a volver a la comunión con los demás e ingresó en la Orden Carmelita. Terminó sus estudios en Oxford y más tarde (en 1215) fue nombrado Vicario General de la Orden.

San Simón trabajó incansablemente para difundir la Orden Carmelita por toda Europa, fundando muchas comunidades en ciudades universitarias como Cambridge, Oxford, París y Bolonia. Fue el responsable de la revisión de las Reglas de la Orden, llevando a la comunidad desde la vida de ermitaños a la de frailes mendicantes. Conocido por su profunda devoción a la Virgen, así como por los dones espirituales de los milagros y la profecía, Simón fue elegido como sexto superior general de los carmelitas a los 82 años. Continuó gobernando la orden durante veinte años, demostrando santidad, visión y prudencia.

Durante su mandato como Superior General, Simón fue agraciado con una visita de la Santísima Madre, de la que era tan devoto. Radiantemente rodeada por una multitud de ángeles, Nuestra Señora del Monte Carmelo se le apareció mientras estaba arrodillado en oración en Aylesford, Inglaterra. Presentándole el Escapulario Marrón del Carmelo, le hizo una promesa de generosidad sin parangón a él, a sus hijos espirituales y a todos los que quisieran consagrarse a Ella con este signo especial: Sus palabras fueron:

El escapulario consiste en dos piezas de tela, una que se lleva en el pecho y la otra en la espalda, que estaban unidas por correas o cuerdas que pasaban por encima de los hombros. En algunas órdenes, los monjes y las monjas llevan escapularios que llegan desde los hombros casi hasta el suelo como prenda exterior. Los laicos suelen llevar escapularios debajo de su ropa, que consisten en dos piezas de material de pocos centímetros cuadrados. Aunque el escapulario lo puede llevar cualquier católico, incluso un niño, la investidura adecuada debe hacerla un sacerdote. Posteriormente, el escapulario debe llevarse de la manera adecuada, perdiendo el individuo sus santos beneficios si es descuidado.

San Simón Stock murió el 16 de mayo de 1265, a la edad de 100 años, y fue enterrado en la catedral de Burdeos, donde estaba de visita en el momento de su muerte. Los huesos del santo aún se conservan en la catedral de Burdeos; una tibia fue llevada a Inglaterra en la década de 1860 para la iglesia carmelita de Kensington, y una parte del cráneo fue consagrada en Aylesford en 1950. San Simón nunca fue canonizado formalmente, pero ha sido venerado por los carmelitas desde al menos 1564 y el Vaticano ha aprobado la celebración carmelita de su fiesta.

Otras oraciones relacionadas: