Oración al Justo Juez

Aquí te presentamos una oración al Justo Juez, también conocida como oración al Santo Juez, para que reces por Jesucristo, que es representado como el juez supremo, siendo justo en todos los asuntos de justicia, porque él mismo fue juzgado injustamente.

Seguidamente podrás encontrar una oración del Justo Juez larga y una más breve, selecciona la que te interesa leer para comenzar con el rezo al Justo Juez.

Oración al Justo Juez corta

Seguidamente encontrarás una oración al divino y justo Juez corta, al ser más breve podrás repetirla con mayor facilidad las veces que sea necesario. Comienza a leerla a continuación:

oracion al justo juez

Oh Justo y Santo Juez, Hijo de la Virgen María, haz que mi cuerpo sienta la calma y mi sangre se lave, de esta manera las manos de mi Señor Jesucristo estarán siempre delante de mí. Las manos de San Andrés delante y detrás de mí. Las de San Pedro detrás y en el centro. Las de María, para que mis enemigos vayan y vengan sin verme, con los brazos pero sin herirme, y para que la justicia no me aprese. Que mi cuerpo sea cubierto con el paño que cubrió el cuerpo de Jesucristo, para que no puedan herirme, ni encarcelarme. Oh Virgen María, esta oración la digo para enfrentar las intenciones que mis enemigos tengan contra mí. Si hay alguna sentencia en este día contra mí, que sea revocada por las bendiciones del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración del Justo Juez completa

Oh, Juez divino y justo, creador de los cielos y de la tierra en la que estamos. Rey de Reyes sin igual ni comparación, Juez de tan suprema virtud que alimentas nuestras almas, con tu santo poder paternal.

Oh, Señor y Redentor mío, Rescatador del Universo, por tu infinito amor defiende mis intereses de los de todos los adversarios, guíame, eres mi luz, mi protector y mi gloria, por tu infinito amor defiéndeme en todo momento.

Oh, todopoderoso y santísimo Jesús, concédeme una muerte digna por todo el tormento, dolor y sufrimiento que padeció tu propia muerte clavada en la Santa Cruz. Padre Santo prepárame como se hizo con tus amados Apóstoles Santo Tomás y San Pedro, libéranos como hiciste con varias vírgenes, haz que mi vida sea justa, sin decisiones imprudentes y temerarias, protégeme de caminos peligrosos, de cárceles crueles, de todos los enemigos, de posesiones demoníacas, de ladrones, de ser referido negativamente, de ser víctima de falsos testimonios. Libérame de caer en pecado mortal -pues es lo peor que puede cometer un cristiano en esta tierra-, despoja de todo poder a mis enemigos, no permitas nunca mi conquista ni la de mi alma.

Y como mi Juez, protégeme de sus palabras, de sus lanzas, espadas, cuchillos, armas de fuego o cualquier medio con el que puedan herirme mortalmente, sólo tú mi Señor, porque tu eres mi Juez, mi Padre, mi Redentor. Ocúltame en esa sagrada llaga al lado del Divino, y cúbreme con el Sagrado Paño que cubrió el cuerpo de nuestro Santísimo Salvador Jesucristo. Mi amado Padre que mi cuerpo cubierto sea protegido de heridas, muerte, prisión, cautiverio, y nunca al alcance de las manos de ningún enemigo, que mis enemigos sean vencidos/conquistados.

Que el Padre me libere, el Hijo me guarde, el Espíritu Santo me acompañe y hable por mí.

En el nombre de Jesús. Amén

Información sobre el Santo Juez

Para conocer un poco más sobre la oración del Justo Juez original y católica, te invitamos a conocer más sobre el Santo Juez:

El Juez Justo, también conocido como Justo Juez, está invocando la ayuda de Jesucristo en esta presentación, quien es representado como el juez máximo que es justo en todos los asuntos de justicia, porque él mismo fue juzgado injustamente.

Hay otro incidente en la Biblia en el que un grupo de hombres que se creen capacitados para juzgar la culpabilidad o inocencia de otra persona, llevaron ante Jesús a una mujer que había cometido adulterio, en aquella época y aún hoy en día en Oriente Medio, la persona acusada de adulterio, en su mayoría mujeres son condenadas a muerte por lapidación. Estos hombres, llamados justos, llevaron a esta mujer ante Jesús, le contaron su pecado y le preguntaron cuál era el castigo. Jesús les dijo: «El que esté libre de pecado que tire la primera piedra», luego se sentó y empezó a hacer garabatos en la arena.

oracion al santo juez

Se dice que cada hombre se acercó a Jesús para decir que la mujer es culpable y debe ser condenada a muerte pero miraban lo que Jesús había garabateado en la arena, un hombre vio la palabra «Ladrón», otro «Mentiroso», otro «adúltero» y otro vio la palabra «Asesino», todos y cada uno de ellos tenían un pecado así que se fueron hasta que solo quedaron Jesús y la mujer, él le preguntó «¿Nadie te ha condenado? «Ella dijo «Nadie mi Señor» y él dijo «Yo tampoco, vete y no peques más». Él comprendió la verdad en el alma de ella y en el alma de cada uno de aquellos hombres.

Cuando fue crucificado, todo el proceso estaba preparado para que muriera, sin embargo, en la cruz uno de los dos ladrones que también fueron crucificados, dijo que Jesús no había hecho nada malo, sin embargo, él como ladrón merecía su castigo, Jesús lo perdonó y dijo «Esta noche estarás conmigo en el Paraíso».

Otras oraciones religiosas para seguir leyendo: