Novena a la Medalla Milagrosa

Si estás buscando una novena a la Medalla Milagrosa, en este sitio web podrás encontrarla.

En cuanto a la novena a la Virgen de la Medalla Milagrosa, la misma se inicia el día 27 de Noviembre, aunque puedes realizar esta novena cuando tu lo decidas. La Medalla Milagrosa debe su origen a las apariciones de la Santísima Virgen María en la Capilla de la Rue du Bac, en París.

A continuación podrás encontrar la novena de la Virgen de la Medalla Milagrosa y luego, el acto de consagración:

Novena de la Medalla Milagrosa completa

Repite las oraciones que a continuación podrás encontrar durante los nueve días que dura la novena a la Virgen Milagrosa. Te indicaremos cuando debas mencionar tu petición.

novena a la medalla milagrosa

Oh, Virgen Inmaculada, Madre de Nuestro Señor Jesús y Madre nuestra, penetrado de la más viva confianza en tu todopoderosa e infalible intercesión manifestada tantas veces a través de la Medalla Milagrosa, nosotros, tus amados y confiados hijos, te imploramos que nos obtengas las gracias y favores que te pedimos en esta novena, si son beneficiosos para nuestras almas inmortales y a las almas por las que rezamos.

(Menciona tu petición)

Tú sabes, oh María, cuántas veces nuestras almas han sido los santuarios de tu Hijo que odia la iniquidad. Obtén para nosotros entonces un profundo odio al pecado y esa pureza de corazón que nos apegue sólo a Dios para que todos nuestros pensamientos, palabras y obras para que cada uno de nuestros pensamientos, palabras y actos tiendan a su mayor gloria. Consíguenos también un espíritu de oración y abnegación para que recuperemos con la penitencia lo que hemos perdido por el pecado y lleguemos finalmente a esa bendita morada donde eres la Reina de los ángeles y de los hombres. Amén.

Acto de consagración a la Virgen de la Medalla Milagrosa

Oh María Inmaculada, nos dedicamos y consagramos a ti bajo la advocación de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Que esta Medalla sea para cada uno de nosotros un signo seguro de tu afecto por nosotros. Que mientras la llevemos, seamos bendecidos por tu amorosa protección y conservados en la gracia de Jesús. Oh poderosísima Virgen de la Medalla Milagrosa, consérvanos cerca de ti en todos los momentos de nuestra vida. Obtén para nosotros, tus hijos, la gracia de una muerte feliz para que, unidos a ti, disfrutemos de la dicha del cielo para siempre. Amén.

Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Sobre la Medalla Milagrosa

Conoce a continuación un poco más acerca de la Medalla Milagrosa:

La Medalla Milagrosa debe su origen a las apariciones de la Santísima Virgen María en la Capilla de la Rue du Bac, en París, en el año 1830. Se apareció como la Inmaculada a Santa Catalina Laboure, novicia de las Hijas de la Caridad. El 18 de julio, la Virgen Inmaculada, sentada en la misma capilla, había pronunciado suaves palabras de aliento a la joven novicia. El 27 de noviembre, la Virgen Madre mostró a Santa Catalina el diseño de una medalla que recordaría el amor y la protección que la Virgen ofrece continuamente a los hijos de Dios.

En la Medalla Milagrosa, María está de pie sobre un globo terráqueo, aplastando la cabeza de una serpiente bajo su pie. Ella está de pie sobre el globo, como Reina del Cielo y de la Tierra. Sus pies aplastan a la serpiente para proclamar que Satanás y todos sus seguidores están indefensos ante ella.

Aquí vemos a una mujer, la Madre de Dios, rodeada de una corta y famosa oración: “Oh María concebida sin pecado…”.

El año 1830 en la Medalla Milagrosa es el año en que la Santísima Madre dio el diseño de la Medalla Milagrosa a Santa Catalina Labouré. La referencia a María concebida sin pecado apoya el dogma de la Concepción de María.

Otras novenas: